víctimas

Víctimas piden Audiencia ante CIDH frente a propuestas de impunidad del No

Bogotá, 26 de octubre de 2016.

El pasado 2 de octubre, con un alto índice de abstención y por una estrecha minoría, los colombianos votantes del plebiscito refrendatorio rechazaron el “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” suscrito el 26 de septiembre entre el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el Comandante de la guerrilla FARC-EP, Rodrigo Londoño.

#Especial Un nuevo acuerdo de paz

Es de mañana. Humberto de La Calle, jefe negociador del gobierno en el hoy convulsionado Proceso de Paz, se muestra ahora sonriente junto al canciller de las Farc, sentado a su derecha. En una sala rodeada de palmeras y viento, a la izquierda aparece el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, escuchando susurros del asesor de la guerrilla Álvaro Leyva, mientras Iván Márquez se acaricia la barbilla, y el ministro Juan Fernando Cristo y el senador Roy Barreras sonríen también dirigiendo la mirada a Rafael Pardo, Alto Consejero para el Posconflicto. T

Urge un momento nuevo de legitimación de la paz: David Flórez

El resultado del Plebiscito es la muestra de una tensión que siempre ha existido en Colombia entre una tendencia fuertemente conservadora, de un sector que detenta su poder económico y político del despojo de la tierra, y de una política para que otras expresiones que existan en Colombia.

Víctimas invisibles

Isabel* es una de las más de 800 personas refugiadas en la Argentina.  Para ser refugiado(a) es necesario acudir al Consulado de Colombia en el país en donde se encuentre la víctima y solicitar su inclusión en el Registro Único de Víctimas. Sólo así adquiere el derecho a la reparación integral en el marco de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448 de 2011).

¿En qué va la Paz?

Mientras el país continúa movilizándose para exigir la pronta implementación del Acuerdo Final de Paz, el gobierno sigue escuchando a los líderes del NO que triunfó en el Plebiscito para construir un documento y presentarlo a las Farc.

"No queremos una guerra más": Campesinos de Briceño

Desde lo más alto de la Cordillera Occidental en Briceño, Antioquia, los campesinos intentan explicarse porqué Colombia rechazó en las urnas la posibilidad más cercana de terminar la guerra, y claman a la sociedad para que apoye la paz que desde ya se siente en sus tierras gracias al desminado humanitario y la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos que se adelantan en once veredas de ese municipio.

Ausencias que unen

La obra "Ausencias" liderada por la artista Doris Salcedo y construida por cientos de manos de bogotanos, campesinos y víctimas esta semana en Plaza de Bolívar en Bogotá, nos recordó que son miles los que ya no están porque la guerra se los llevó. Y también puso en manos del ciudadano de a pie la responsabilidad de tejer esta paz que, tras la victora del No en el Plebiscito se tornó un poco esquiva, pero que hoy el pueblo tiene entre sus manos y sus coros que gritan en decenas de movilización por las calles y en las redes sociales: ¡Acuerdo Ya!

Víctimas y sociedad civil exigen ser escuchadas

El triunfo del NO en el plebiscito por la paz del pasado domingo, conllevó a la incertidumbre sobre si se reabre la negociación con la guerrilla de las Farc y, por otro lado, a tomar decisiones en privado con los partidos políticos, los líderes religiosos  y, por supuesto, el uribismo que promovió el rechazo al Acuerdo Final y fue el triunfador porcentualmente en la refrendación.

"La indolencia nos ganó"

Su mirada apunta al horizonte. Aún en los peores momentos, cuando tenía seis años y su padre fue asesinado; cuando se casó por primera vez y su esposo corrió igual suerte; cuando sus dos hijos fueron desaparecidos y luego los halló muertos a manos de paramilitares, Pastora levanta el espíritu y no solo continúa caminando sino que arrastra con determinación y fuerza otras mujeres víctimas, jóvenes y campesinos quienes, como ella, abandonaron el municipio de San Carlos, Antioquia, en los años más oscuros.

¡Con las víctimas!

Hay que seguir.

Los votos de Bojayá, de La Macarena, de Caloto, de Silvia, de Miraflores, de todo el Chocó, de las zonas selváticas y de los desiertos de la Guajira, del Pacífico negro y olvidado, el sí rotundo de ellos es un mandato moral para seguir.

Volver a la guerra no es una opción.

Rescatemos las palabras pronunciadas por Estanislao Zuleta desde  un campamento del M-19 en el proceso de paz de Santo Domingo, Cauca en el 89:

Hoy en día el aprendizaje del diálogo es el elemento más importante para la supervivencia de la humanidad.

Páginas

Suscribirse a RSS - víctimas