proceso de paz

La paz, una fiesta: Relatos desde los Llanos (1)

En La Uribe, Meta,  la guerra había acabado hace unos meses y la paz era una fiesta.

 

En ese pueblo que alguna vez se conoció  como “el corazón del conflicto” el 93% de los habitantes votó a favor de los acuerdos de paz. Fue la segunda votación más alta del país después de Bojayá.

 

En Antioquia van doce líderes asesinados.

Hace apenas cuatro meses, el 15 de septiembre de 2016, el presidente Juan Manuel Santos reconoció públicamente la responsabilidad del Estado colombiano en el exterminio del partido político de izquierda Unión Patriótica y, refiriéndose al actual proceso de paz con la guerrilla de las FARC, expresó que esa historia no se puede repetir. Pero hoy el panorama es “macabro”. En los últimos cinco años han sido asesinados 129 miembros del movimiento político Marcha Patriótica según datos de esa organización.

"A finales de este mes las Farc estarán en las Zonas Veredales": Sergio Jaramillo

Bogotá, 18 de enero de 2017.

En rueda de prensa, Sergio Jaramillo Caro, Alto Comisionado para la Paz, indicó que tras la reunión con las Farc en la tarde de ayer en los llanos del Yarí, departamento del Meta, las Farc se comprometieron a que todos sus miembros estarían a finales del mes de enero en las zonas y el Gobierno a tener todo listo para su llegada.
 

Bailando venceremos

I
 

Cuando nos acercábamos al campamento, el Ejército –a lado y lado de la vía polvorienta– nos observaba a lo lejos. Pedro, el guerrillero que conducía la camioneta, no tuvo que esperar señales para detenerse. El motor ronroneaba mientras junto a su ventana apareció, en primer plano, el rostro del sargento que coordinaba unos seis muchachos armados que avistaban todo a orillas de este camino en las entrañas de La Guajira colombiana. Hacía calor.

–Buenas –se dijeron mutuamente mirándose a los ojos. Luego, estiraron el brazo y se apretaron la mano.

"Me gustaría bailar con Marta Lucía Ramírez": Comandante guerrillero

Es un costeño clásico: bailador, buen orador, gentil. Ahora se hace llamar por su nombre de pila -Benedicto- en vez del nombre de guerra que lo acompañó por veinte años en las Farc: "Alirio Toro". Torito,  como le dicen los que lo conocen desde que era sindicalista perseguido por lo que decidió enfilarse, contó detalles del polémico baile de fin de año en su campamento en Conejo.

 

¿Cómo fue que la ONU resultó en su fiesta de fin de año?

Música nueva para este baile

Los reportes empezaron a verse, primero, en medios extranjeros, luego en algunos impresos nacionales y después en la televisión y las webs de aquí y de allá. Los mostraron en formación de escuadra en mitad de la nada a unos, lavando ropa a otros, escribiendo en computadores a unos pocos, jugando fútbol a algunos, cocinando, bañándose a muchos incluso.

Encontrar a los desaparecidos. Una de las grandes esperanzas de los Acuerdos de Paz.

La desaparición forzada de personas se define de manera general como la privación de la libertad mediante cualquier forma, que puede ser aprehensión, detención o secuestro, y que está seguida de su ocultamiento, o de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o de dar cualquier información sobre la suerte o el paradero de esa persona, privándola así de los recursos y las garantías legales. Ésta ha sido utilizada como practica de guerra por diferentes grupos armados en Colombia.

700 guerrilleros entregarán las armas en Tumaco

Mario Fernando Lima, Secretario de Gobierno de Nariño, le pidió al gobierno nacional mayor compromiso en la protección de líderes sociales en su municipio.

 

"Solicitamos a la Fuerza Pública mayor acompañamiento a nuestros líderes sociales", dijo el señor recordando que Tumaco, nacionalmente conocido por sus extensos cultivos de hoja de coca, es uno de los lugares más complejos en esta etapa de Implementación. Y, al mismo, tiempo donde hay mucha esperanza de que el fin de la guerra con las Farc les cambie la vida.

 

Colombia, ¡Nobel de Paz!

Hace tan solo seis años los colombianos NO nos atrevíamos a imaginar el final de una guerra que habíamos padecido por medio siglo. Para la gran mayoría de nosotros, la paz parecía un sueño imposible, y era así por razones obvias, pues muy pocos –¡casi nadie!– recordaban cómo era vivir en un país en paz.

Páginas

Suscribirse a RSS - proceso de paz